¿Cómo elegimos líderes decentes?