La transformación digital y la búsqueda laboral

Publicado en América Economía (Latam), el 26/09/2018

El mundo del trabajo atraviesa por una transformación radical y disruptiva. Lo mismo está pasando en los procesos de búsqueda de trabajo o recolocación. El uso de la tecnología es cada vez mayor para ambos. La forma de investigar perfiles, reclutar, entrevistar, contratar personas cambió tanto que aún para muchos es una sorpresa total. Así como se espera que tengamos muchas de las nuevas habilidades requeridas para ser parte activa de la transformación digital, y en muchos casos exponencial, los procesos de recolocación más “tecnológicos” dejaron de ser una opción: no hay otra manera para competir por las mejores posiciones en el mercado profesional y laboral.

Como la empresa número uno en el mundo en temas de recolocación, invertimos mucho en investigar las nuevas realidades del mundo del trabajo y su impacto en la movilidad laboral en más de 70 países donde operamos. Hoy nuestra mirada está puesta en la evolución de los procesos de transición de carrera con uso integral y extensivo de tecnología e inteligencia artificial. El foco es también cambiar el “chip” de los candidatos muy rápidamente hacia la nueva realidad de mercado para que tengan un aborde distinto, fresco y renovado.

Uno de los cambios más importantes que se han dado en los procesos de recolocación es, por ejemplo, la velocidad con la que se debe plantear el reingreso al mercado de trabajo. Hoy ni bien uno sale de un trabajo debe poder establecer su estrategia inmediatamente y dejar muy claro su posicionamiento de marca y objetivo laboral en Linkedln y otras redes sociales. Cada mensaje cuenta y no hay tiempo que perder para cuidar su impacto en nuestra marca personal.

Por ejemplo, dejar el nombre de la anterior empresa como empleador sin actualizar la data de inmediato, como si siguiéramos trabajando allí, puede hasta sonar como un engaño, lo que es un pecado del márketing personal. Para eso, hoy usamos asistentes digitales e inteligencia artificial para impactar más positivamente en los motores de búsquedas de perfiles de los reclutadores profesionales y de recursos humanos de las empresas a nivel local y global. Esa información correctamente definida es vital en cada caso particular para poner en valor en la “vitrina digital” su experiencia profesional.

El éxito de una recolocación no es conseguir un trabajo cualquiera por tener un trabajo más rápido. El tiempo que toma conseguirlo no es la variable clave -dentro de  tiempos razonables, obviamente-, sino la calidad del trabajo que se tiene, ya que cada paso define el rumbo de nuestra carrera profesional y de nuestra situación financiera  familiar. La meta es siempre elevar asertivamente nuestro nivel de empleabilidad a corto plazo, para realmente alcanzar mejores trabajos más rápido, pero con un efecto de aprendizaje y de cambio actitudinal sostenible y duradero a mediano y largo plazo. Y para eso, nada como subirse al tren de la transformación digital.

Así como las organizaciones que no sean capaces de crecer y repensar por completo sus modelos de negocio para atender a sus mercados y clientes, quedarán fuera del juego; lo mismo pasará con quienes sigan usando estrategias pretransformación para encontrar un nuevo o mejor trabajo.

Ver artículo