“Cuéntanos de ti y de tu experiencia profesional”

Publicado en América Economía (Latam), el 20/10/2018

He visto a muchos ejecutivos presentarse realmente mal frente a directorios, nuevos jefes, subordinados, clientes, visitas u otros. Cuando les piden que cuenten brevemente quiénes son o que compartan algo de su experiencia profesional, los escucho perderse por las ramas o no decir nada interesante sobre sus carreras o su historia profesional. La mayoría no sabe ni siquiera qué decir, por dónde empezar o qué enfatizar de su experiencia. Se les siente muy incómodos y se hace evidente que no tienen una presentación personal bien pensada ni bien estructurada, sin una idea clara de lo que van a mostrar de sí mismos como profesionales. Así, pierden la oportunidad estratégica de causar una buena impresión y fortalecer su marca personal.

Es vital tener preparada una buena narración sobre quiénes somos, de dónde venimos, qué hemos hecho y cómo lo hemos logrado. Bien conceptualizada, estructurada y practicada; y, por supuesto, siempre actualizada. Mucha gente se enfoca en hacerla muy bien cuando está en transición de carrera -allí aprenden a elaborar su “comercial de 90 segundos”-, pero luego incluso muchos dejan de lado la buena práctica de mantener su historia de vida lista a ser presentada en cualquier ocasión.

Uno tiene que saber bien su historia de vida estratégica, pero, sobre todo, debe poder organizaría. Es vital tener una buena capacidad de síntesis para hablar de nuestra carrera completa en muy poco tiempo. No más de 90 segundos sería lo ideal. Y hacerlo con sobriedad, sencillez y mucha claridad.

Se empieza mencionando muy brevemente los estudios, luego los avances y la evolución de la carrera profesional de manera secuencial y muy ordenada en el tiempo, sin avanzar y retroceder en la secuencia de eventos. Y, sobre todo, sin mucho detalle.

Después, los logros “madre” principales y su experiencia. Logros madre son aquellos que responden a la pregunta: ¿qué es lo más importante que hice en tal posición?, ¿cuál fue mi principal legado en ese puesto, encargo o responsabilidad? Los logros madre hacen evidentes nuestras habilidades sin que tengamos que mencionarlas explícitamente.

Es un error grave usar adjetivos calificativos sobre uno mismo, nuestros logros o nuestra carrera, el efecto puede ser muy destructivo. Las personas creen la mitad de lo bueno que decimos de nosotros y el 100% de las cosas malas. Nada con adjetivos calificativos cae bien.

Hablar de uno mismo en tercera persona es un error penoso que escucho con frecuencia. Suena muy extraño y siento que quizá en el lugar de la persona hay alguien más usurpando su momento. También es un error hacerlo en primera persona: “yo hice”, “yo logré” o “yo salvé”, “yo esto”. Suena a quien no sabe trabajar en equipo. Lo aconsejable es hablar también de “nosotros”, por ejemplo, “lideré o fui miembro del equipo que logró, que creó, que hizo, reinventamos, ahorramos, crecimos...”. Hay que tener claro que uno no puede pretender llevarse la gloria de todo un equipo jamás.

¿La clave para presentar bien nuestra experiencia profesional en cualquier situación y siempre sacarle lustre a nuestra marca personal? Estructurar, preparar, saber qué queremos decir, practicar mucho. ¡Nunca sabemos si mañana otra vez tendremos que contar quiénes somos y es vital hacerlo siempre muy bien!

Ver artículo