Piense en su plan B

Publicado en El Comercio, el día 12/02/2022

Cada cierto tiempo, y sobre todo en una coyuntura tan complicada como la actual, conviene revisar la vigencia de nuestro plan B profesional. El plan B es un plan para aterrizar de pie si el plan A va de caída.

Sé que ese puede ser un pensamiento poco feliz y que es mejor ser siempre positivos y optimistas, pero también toca ser muy realistas y recordar que ni los trabajos ni los negocios son 100% seguros. Nadie espera que un buen día lo desvinculen, pero ni las empresas más exitosas pueden garantizarnos el trabajo y los negocios siempre pueden complicarse de un momento a otro por mil razones diferentes. La pandemia es el mejor ejemplo de eso.

Toca hacer algunas precisiones:

1. Un plan B es mucho más que preocuparnos de tener siempre un alto nivel de empleabilidad. Es un plan de acción paralelo sobre la vida profesional que analiza todos los diversos escenarios futuros posibles y desarrolla alternativas para no quedarnos desprovistos frente a una situación que cambia, esté anunciada o no.

2. Pensar, planear y ejecutar un plan B no es ser desleal con la organización donde trabaja. Es ser realista y reconocer que somos los únicos dueños de nuestra carrera profesional y de ella tenemos que ocuparnos con asertividad y anticipación. Nadie más lo hará por nosotros.

3. Los cambios en la carrera generalmente nos toman por sorpresa, desorientan, confunden y eso lleva a tomar decisiones no siempre coherentes ni atinadas. El plan B listo es un mapa de ruta organizado con anticipación y por lo tanto no está impactado por las fuertes emociones que los cambios traen.

Este plan B debe poder responder a preguntas como: ¿Qué haría si tuviera que dejar mi trabajo actual mañana? ¿Dónde trabajaría? ¿A mi edad, dónde está mi costo de oportunidad? ¿Dónde y cómo encontraría mi siguiente posición? ¿Cuáles son mis objetivos de carrera a cinco años? ¿Quisiera cambiar de sector o preferiría quedarme en el mismo? ¿Están mis habilidades, logros y resultados vigentes? ¿Son estos relevantes para el mercado laboral de hoy? ¿Tendría demanda por mis servicios en el corto plazo aquí o en el extranjero de necesitarlo? ¿Mi currículum vitae incluye logros y resultados cuantificados? ¿He desarrollado mi marca personal y es coherente con mi reputación? ¿Las referencias que de mí darían serían todo lo buenas que necesitan ser? ¿Está mi red de confianza bien cuidada o me olvidé de todos por poner alma vida y corazón en el plan A?

Y también incluya en su análisis: ¿Tengo alguna fuente de ingreso adicional que podría ayudar con las cuentas mientras me recoloco o lanzo mi negocio propio? ¿Es tiempo ya de poner en marcha ese negocio al cual dedicarle las noches y los fines de semana que pudiera hacer crecer en paralelo mientras trabajo? ¿Qué sueños tengo que quedaron postergados por la vorágine del trabajo diario y que quizá hoy podrían empezar a tomar protagonismo en mi vida?

Piense y organice su plan B incluso si está contento o tranquilo en su actual actividad. Hacerlo le dará contexto y una mejor perspectiva sobre su carrera. No se arrepentirá.

Ver publicación original



PUBLICACIONES RELACIONADAS
Dic
21
ElComercio.pe

Publicado en elcomercio.pe, el 21/12/2021 “Si no inventas tu futuro, terminarás viviendo el futuro de alguien más”. La idea me sacudió la primera vez que la escuché. Si no visualizo mi futuro, mi vida, mi carrera; si no los sueño, pienso, diseño o anhelo con claridad,…

Ago
14
El Comercio

Publicado en diario El Comercio (Perú), el 14/08/2021 “Vamos, Perú. No basta con encender la luz, hay que levantar la voz y actuar”, señala la presidenta de LHH DBM Perú y LHH Chile En una calle angosta a la que dan dos edificios de departamentos…

Ago
11
Amcham

Charla realizada en el Foro Anual de Recursos Humanos “Surfeando la Ola” el 11/08/2021 Ver video   Compartir: