Infografía – Mi jefa y yo

mi-jefa-y-yo

Basada en el artículo publicado en el diario El Comercio (Perú), el 21/02/2016

Ver artículo original:

Si eres una empleada, lo primero que debes reconocer y aceptar es que tus jefes son los representantes de la empresa, a la que le vendes tus servicios profesionales. Por esta razón, tu jefa es tu clienta principal, y aunque eso no sea motivo para darle siempre la razón cuando no la tenga, sí debes preocuparte de que esté satisfecha con tu trabajo y que sienta que puede confiar en ti.

A continuación, más consejos de la también autora del libro “Usted S.A.”.

Alineen expectativas.
El objetivo de esto es entender bien qué espera tu jefa que hagas, cómo quiere que lo hagas, cuáles son los factores de éxito de tu posición, y lo que necesita que hagas por ella. Si tu jefa no toma la iniciativa para hablar, búscala tú misma para evitar malos entendidos.

Comuníquense.
Pregúntale a tu jefa [clienta] qué espera de ti para saber qué debes hacer y hacerlo bien. Ten en cuenta que cada jefa tiene una manera de trabajar distinta.
Pregúntale de qué manera prefiere que se comuniquen [e-mails, reuniones, almuerzos], con qué frecuencia necesita que te reportes, si desea que la copies en los correos, en qué tiempo necesita los informes de los proyectos y pídele que te comente acerca de tu desempeño [‘feed back’].

Una relación de respeto es clave.
Evita subestimar su capacidad o manifestar tus diferencias con ella con tus actitudes, gestos o miradas. Recuerda que las referencias que nuestros jefes den sobre nosotros nos acompañarán por muchos años, para bien o para mal.

Propónle soluciones.
Los inconvenientes existen, pero tu talento se mide también en cuán rápida eres en encontrar una solución eficaz.
Si tu jefa siente que la apoyas, que ayudas a la organización a ser mejor, a destacarla y que le eres leal, ganarás su confianza y crecerás con ella.

Sé empática con ella.
Es más probable que tu jefa cargue con más responsabilidades que tú y tú deber es ser atenta con ella en todo momento. Cuidado que eso no significa ser adulona.

Evita hablar mal de ella.
Criticarla ante otros, así sea en privado con un grupo de amigos íntimos, es un pecado imperdonable y un error muy grave de criterio, que se paga tarde o temprano.

Detecta si no es tu lugar.
Luchar contra lo incorrecto es inútil y desgastante. Si crees que después de todo el esfuerzo que has puesto, tu jefa actúa incorrectamente o sin ética es mejor alejarte de ese ambiente y tratar de conseguir lo antes posible una nueva posición donde te sientas cómoda y feliz.