11 ideas para revitalizar nuestra carrera

Publicado en revista América Economía, el 24/04/2019

La actitud de aprender, tomar rápida acción y transformarnos es hoy clave para lograr el ansiado éxito profesional. También es el poder repensar cada cierto tiempo qué queremos lograr, cuál es nuestro propósito, a dónde queremos llegar y qué tenemos que hacer diferente para crecer y alcanzar nuestras metas y objetivos. Repaso 11 ideas para lograr esta actitud de crecimiento y revitalizar nuestra carrera.

– Preocúpate por generar resultados claros. Ya sabemos que no nos pagan por ir a trabajar, nos pagan por agregar valor real a la organización y para generar logros ojalá muy cuantificables y medibles. ¡Reenergízate y genera valor sin dejar pasar un solo día!

– Conoce cuál es tu valor de mercado. Muchos no tienen idea de qué valor aportan. Es importante analizar e identificar claramente cuál es nuestro aporte a la organización, al mercado, a los clientes y colaboradores. ¡Registra tus aportes semanalmente!

– Ten tu curriculum vitae actualizado. Este no solo sirve como herramienta para buscar trabajo, sino, fundamentalmente, para monitorear el avance de nuestra carrera. ¡Tenlo siempre al día!

– Monitorea siempre cómo vas. Debemos repreguntarnos permanentemente: ¿voy bien?, ¿estoy avanzando?, para según ello cambiar o replantear la estrategia, si fuera necesario. ¡Nunca dejes de avanzar!

¡Piensa en tu reputación en cada acción que tomas y cada cosa que dices!

– Ten visibilidad productiva. Ya sabemos que debemos dejarnos ver, aportar a otros y a la comunidad e, idealmente, que conozcan nuestros logros y el valor que aportamos. Pero eso debemos hacerlo siempre con sencillez y sin arrogancia. ¡No te escondas, déjate ver positivamente!

– Mantén una actitud ganadora. Dar a otros calidez, entusiasmo y energía llena de “buena vibra” contribuye a hacernos conocidos por nuestros aportes positivos y, de hecho, por contribuir activamente al buen ambiente laboral y nuestra propia satisfacción. ¡Contribuye más con los demás!

– Busca mentores, gente a la cual podemos confiar nuestras inquietudes de carrera y que incluso nos guíen. Los mentores pueden indicarnos cómo vamos y también darnos un buen consejo cuando nos toca. ¡Encuentra mentores ya!

Es vital seguir aprendiendo. Una mente curiosa y hambre por seguir aprendiendo nos ayudan a ser relevantes y a continuar creciendo. Aprender más rápido, ir a capacitaciones, clases, congresos y seminarios nos mantienen vigentes.¡Asiste, aprende, entrénate hoy!

– Mantén vigente tu red de confianza. Las relaciones donde el aprecio y el respeto son genuinos y mutuos son claves para avanzar, desarrollar nuestra marca personal y expandir nuestros horizontes y perspectivas profesionales. Las relaciones auténticas son siempre caminos de dos vías. ¡Invierte más tiempo en desarrollar más relaciones de confianza!

– Audita tu marca reputación. Tu marca personal te acompaña a diario y emite mensajes sobre ti y tu propósito. Asegúrate de que lo que proyectas es consistente con quien eres y con quien quieres llegar a ser. Pero recuerda que la autenticidad es insustituible. ¡Piensa en tu reputación en cada acción que tomas y cada cosa que dices!

– La ética no es negociable. Tampoco es elástica ni puede ser aplicada a veces sí y otras no. Revisa si tienes conflictos de interés que afecten tu integridad. Reevalúa si estás actuando siempre de manera coherente con los valores que predicas. ¡Asegúrate de ser leal!

Ver artículo



PUBLICACIONES RELACIONADAS
Feb
28
América Economía

La tecnología reemplazó y seguirá reemplazando muchas tareas mecánicas, por ello las organizaciones necesitarán y valorarán lo humano, aquello que nos permite integrarnos, fidelizarnos, acercarnos a los clientes y colaboradores, inspirarlos, apoyarlos y darles todo lo que las máquinas no les pueden dar.

Feb
02
El Comercio

El verdadero éxito, de esos que trascienden en el tiempo, viene fundamentalmente de tener una ética inquebrantable.

Ene
28
América Economía

El carisma no reemplaza el talento, las competencias, el esfuerzo, los logros o los resultados, pero cuando, por ejemplo, se compite con personas de similar nivel por una posición o un negocio, la ventaja competitiva sí la ponen la calidez auténtica y el carisma genuino.