Aprender más rápido

Publicado en el diario El Comercio (Perú), el 3/09/2016. 

aprender-rapido

Pasé el último fin de semana en uno de los mejores congresos de mi vida: el primer Global Summit de Singularity University (SU), en San Francisco. SU busca educar, inspirar y empoderar a líderes para la aplicación de tecnologías exponenciales y disruptivas que puedan impactar positivamente la vida de miles de millones de personas, entendiendo esas tecnologías como aquellas fuerzas que vuelven abundante lo escaso.

Siempre que menciono a SU – el 2014 fui al programa ejecutivo -, me preguntan qué tengo que ver yo con nanotecnología, biotecnología, genomas, sensores, realidades virtuales y aumentadas, manufactura digital, robótica, inteligencia artificial, avatares, etcétera. La respuesta es simple: voy para ampliar mi mente y mis paradigmas. El ritmo de los cambios por estas nuevas disrupciones tecnológicas se va acelerando tan rápidamente que siento que no me puedo quedar al margen, más aún cuando las mentes más brillantes del mundo están concentradas en incrementar la velocidad con la que se resuelven los grandes problemas de la humanidad. En temas de energía, agua, alimentación, salud, educación, clima, vivienda, etc., estas tecnologías están transformando significativamente nuestras vidas y la manera como las vivimos… ¡y no me quiero quedar atrás!

¿Qué aprendí estos días? Muchas cosas que aún estoy digiriendo, pero el mensaje más importante que me quedó fue el de aprender más rápido. Si, aprender más rápido. Esto fue repetido casi como un mantra durante estos tres días. Como empresarios, ejecutivos y profesionales, frente a los importantes desafíos y oportunidades que traen estas tecnologías disruptivas, lo único que nos queda para no morir por obsolescencia es aprender más rápido.

Ver y escuchar sobre los miles de avances de empresas ya exitosas -que me sonaban a ciencia ficción antes de llegar-, me ha servido para inspirar mi imaginación y cambiar muchos paradigmas. Es impresionante cómo los humanos no mejoramos realmente a menos que nos reten o presionen. Eventos como estos son un jalón de orejas para desterrar la complacencia: no quiero ser como aquellos que andan dormidos en la rutina sin pensar dónde van, dónde quieren ir y, menos, qué tienen que hacer para llegar allí. Sin ninguna curiosidad ni ambición por aprender, por dejar un legado, por crecer. Que no hacen nada para anticiparse a lo que muy pronto afectará sus trabajos y sus vidas, cómodos como están hoy, con mil excusas que los atrapan en lo fácil y conocido. Que, cuando se den cuenta, será muy tarde para reaccionar.

Voy a tratar de aprender más rápido. De permanecer atenta y anticiparme a estos cambios que las tecnologías exponenciales traen. Voy a esforzarme por desarrollar mi mente y mis ideas. ¡Vamos! ¿Me acompañan en el intento de transformarnos, rediseñarnos y reinventarnos para construir versiones mejoradas de nosotros mismos y de nuestras maneras de trabajar y aprender?

Ver artículo

 



PUBLICACIONES RELACIONADAS
Ene
30
El Comercio

Publicado en El Comercio, el 30/01/2023 La pandemia nos reconectó con nuestra humanidad. El dolor y la muerte se convirtieron en compañeros frecuentes frente al enemigo común que no lográbamos entender. Casi de la noche a la mañana aprendimos a vivir con el miedo, el…

Dic
31
El Comercio, ElComercio.pe

Publicado en El Comercio, el 31 de diciembre de 2022 Hace unas semanas escribí sobre la “renuncia silenciosa”, esa tendencia de trabajar solo lo mínimo posible para no ser despedido. En algunos de los comentarios que recibí en las redes sentí mucha rabia contra jefes…

Nov
09
La República

Por Facebook La República, el 09 de noviembre #CADE2022. Estamos con Inés Temple, presidente de LHH DBM Perú, desde Cade 2022, que se realiza en Paracas. Ver link original   Compartir: