El poder de la ambición

Publicado en el diario El Comercio (Perú), el 14/05/2016.

El poder de la ambición

Disfruto mucho trabajar con personas ambiciosas.

Saben lo que quieren, tienen sus metas claras y se exigen para conseguirlas. Aceptan los retos y los disfrutan: saben que son elementos necesarios para avanzar y aprender.

Las personas ambiciosas toman su destino en sus manos y no se sientan a esperar que alguien más se los dé servido. Tienen fuerza de voluntad y determinación. Saben a dónde van y lo que tienen que hacer para llegar. Son capaces de transformarse y crearse a la medida de sus sueños y ambiciones, siempre atentas a las oportunidades que existen para quienes están dispuestas a verlas y esforzarse por ellas.

La ambición es un gran motivador para crecer y desarrollarse. Para tener éxito – nadie es exitoso sin ambición. Los que ambicionan ser más, saber más, hacer más, dar más o tener más, tienen un propósito y un motor interno poderoso que los impulsa a atreverse a soñar más grande y a llegar más lejos. La ambición los moviliza para avanzar y lograr lo que se proponen. Bien canalizada y con valores, la ambición es reflejo de una sana autoestima y una capacidad mayor de abstracción y de visualización del futuro. A las personas ambiciosas les brillan los ojos cuando se acercan a sus objetivos. Vibran por ellos y tienen un entusiasmo contagioso por lograrlos. Inspiran y motivan a los demás.

Es importante destacar que el ser ambicioso no es implícito de no tener valores o ética. Tampoco es sinónimo de descontrol o manipulación, como muchas veces se piensa en nuestro país. Aquí no valoramos la ambición. Le tememos y desconfiamos de ella (casi tanto como el éxito ajeno). Rápidamente la confundimos con la ambición desmedida. Como si toda persona ambiciosa fuera de por sí capaz de dañar a otros. Por supuesto que hay muchos con ambiciones sin limites – estereotipados como el malo de la telenovela  – capaces de cualquier cosa por conseguir sus objetivos.  Pero el que existan personas así, no descalifica a quienes tienen un sano y positivo nivel de ambición.

Por otro lado, las personas sin ambición le piden poco a la vida y eso es lo que obtienen, poco o nada. No tienen sueños, no tienen visión, rumbo ni destino y por tanto nunca llegan a ningún lado. Algunos son conformistas, otros son pasivos – carecen de motivación. Muchos viven amargados sin comprender que su falta de ambición es lo que sabotea su futuro: no son capaces de imaginarlo y por tanto, de crearlo para ellos mismos. Las personas sin ambición tienden a no ser leales a si mismos: no tienen el coraje para arriesgarse a tener éxito, no apuestan por ellos mismos. Lastimosamente, es como si tuvieran sus alas amarradas y no se dieran cuenta…

Nos toca enseñarles a nuestros hijos el poder de la ambición y de los sueños grandes. Son los importantes motivadores del éxito personal y colectivo. Y que la ambición puede – y debe ser también – en beneficio de otros y del bien común.

Exijamos hoy a quienes liderarán nuestro futuro que nos ofrezcan una visión de país muy clara, con metas ambiciosas y muy retadoras que nos inspiren a todos a lograrlas. ¡Solo así lograremos el país próspero, justo y equitativo que queremos y nos merecemos!

Ver artículo



PUBLICACIONES RELACIONADAS
Sep
06
Gestión TV

El medir nuestros resultados nos dará credibilidad, hará que las personas respeten nuestro trabajo, y le dará profesionalismo y seriedad a nuestro perfil

Sep
01
El Comercio, ElComercio.pe, Web dportada.info, Web sitio.pe, Web theworldnews.net

Publicado en diario El Comercio (Perú), el 01/09/2019 Los cambios en el mercado laboral que traen las transformaciones tecnológicas nos obligan a analizar la data y reflexionar sobre lo aprendido apoyando en los procesos de recolocación de miles de personas impactadas por esta realidad en…

Ago
04
El Comercio

El punto clave es que nos toca pedir retroalimentación y hacer “auditorias” serias y frecuentes a nuestros comportamientos, conductas, actitudes.