¡Cuidado con la ética elástica!

Publicado en América Economía (Latam),  el 17/08/2013. 

¿Se puede mentir, falsear o engañar y quedar impune? !Cada vez menos! ¿Podemos confiar en quien engaña, miente o “estira” la verdad en algún ámbito de su vida y se justifica “separando” un mundo de otro? ¿Nos sorprende la misma persona (indivisible), independiente del entorno o la circunstancia en la que nos encontremos?

La tecnología rompe cada vez mas esas “separaciones” entre la vida profesional, empresarial, personal o familiar. Todo se sabe, todo trasciende, todo puede quedar “colgado” en la red o amanecer publicado en Facebook, Twitter, Linkedin o en algún blog.

El mundo entero nos mira en cada ámbito en el que nos desenvolvemos y nadie está libre de quedar al descubierto. Todos nuestros actos serán juzgados y recordados. Cada vez hay menos “barreras” entre lo privado y lo público. La moral esperada es la misma para todos los “sectores” de nuestra vida. El mundo laboral no perdona a quienes faltan a su palabra o comenten fallas de ética, aunque sean solapadas. Todo se llega a saber. Todo se conoce. Y, aunque sea por el temor que se sepa nuestra falla, es mejor no arriesgarse a perder la confianza de los nuestros o de nuestros empleadores-clientes, presentes o futuros.

Obviamente no se trata de ser santos o paranoicos, pero sí íntegros, transparentes y cada vez más conscientes y responsables de nuestro comportamiento. Si nos equivocamos, es imperativo a ser capaces de reconocer y enmendar la falta rápidamente.

Todos queremos poder confiar en la gente y que ésta confíe en nosotros. Y esa confianza, esa autoridad moral, como sabemos, nace del respeto que mostramos por los otros, de la rectitud de nuestros actos, del cumplimiento de nuestra palabra y de la integridad de nuestro comportamiento.

¿Paga ser correcto, actuar éticamente? Definitivamente, sí. Sobre todo si uno ve, analiza y proyecta su vida personal y profesional con una mirada integral, de corto, mediano y largo plazo. Los errores de ética que cometamos nos perseguirán toda la vida. Y lo harán, incluso, cuando nosotros mismos podríamos haberlo olvidado.

De otro lado, creo que vivir pensando en el qué dirán, fingir para quedar bien con todos y obtener un beneficio de ello no es una buena política. Todos conocemos personajes que se venden como palomas corteses e inofensivas, que se presentan  como víctimas de los líderes del mercado, de sus jefes o de sus competidores; pero que son capaces de sacar las garras en ataques arteros cuando tienen la menor oportunidad. Esa no es la respuesta. Este tipo de personas, tarde o temprano, son descubiertas en su mentira.

Hacer los correcto, cumplir la palabra, actuar con honestidad, pensar en el bien ajeno, respetar al otro, son la base de la integridad, la corrección y la reputación de una persona. Vivir practicando nuestros valores –más allá de lo que digan de nosotros, del “qué dirán”, de vivir pensando en “portarnos bien” por lo que otros puedan pensar– hace de nosotros mejores personas y profesionales más atractivos para el mercado laboral. Y es que nuestra marca personal es un reflejo de lo que somos y cómo nos vemos a nosotros mismos.

¿Se puede hacer negocios exitosos y ser honestos? Si. ¿Ese éxito es duradero y vigente en el largo plazo? Si. ¿Se puede ser un poco ético o de “moral elástica “y tener éxito? Quizá. ¿Ese éxito será duradero  a largo plazo? No.

¿Se puede jugar a “dos caras”, operar en negocios que tienen conflictos éticos entre ellos? Sí, pero no dura… cuando hay conflicto de intereses, todo se sabe, todo rebota. Y la reputación de esas firmas será siempre cuestionada por las empresas serias, respetadas y respetables. (y quizá por eso siempre terminan haciendo negocios con personas o empresas con intereses o reputaciones igual de dudosas). ¿Puede uno vincularse, hacer negocios o asociarse con personas poco éticas sin sufrir las consecuencias? No. Uno también se define por quienes escoge relacionarse. ¿Se puede engañar al mercado mucho tiempo compitiendo deslealmente? Cada vez menos, más aún hoy cuando las firmas serias tienen distintivos y reconocimientos verdaderos que acompañan sus marcas en el serio afán de auto regularse y alejarse de quienes tratan de corromper los sistema de negocios con la impunidad de su accionar.

¿Se puede mentir o falsear la información sobre nosotros, nuestros actos o nuestros negocios de manera impune o descarada sin pagar las consecuencias o ser descubiertos? No, y ciertamente cada vez más rápido las mentiras son descubiertas y expuestas. La sociedad interconectada es cada vez más un fiscal atento al accionar de todos.

Finalmente, sé que muchos, se preguntarán ¿Cómo podemos reconocer a un profesional o a un empresario digno, ético? Hágale la prueba del “no”. Es fácil reconocer a una persona ética cuando sabe decir que no a las tentaciones de la “ética elástica” aun a costa de arriesgar su puesto, su poder o sus negocios lucrativos. Las personas íntegras y correctas sabemos decir no cuando corresponde. Y los hacemos por nosotros mismos, por nuestra carrera y nuestra reputación, por nuestra marca personal y nuestra empleabilidad y claro, por nuestro éxito, pero lo hacemos especialmente por nuestra propia conciencia y para dormir tranquilos cada noche.

Ver artículo



PUBLICACIONES RELACIONADAS
Jul
23
El Comercio, ElComercio.pe

Publicado en Diario El Comercio el sábado 23/07/2022 Se requieren CEO que miren hacia afuera y se involucren en temas más amplios de la sociedad, escribe Inés Temple, Presidenta de LHH DBM Perú y Chile. No Ines, – me dijo el CEO amigo -, a…

Oct
04
El Comercio

Publicado en el diario El Comercio (Perú), el 04/10/2020 Imagine que un día despertamos y nos damos cuenta de que en LinkedIn han puesto un nuevo sistema de calificación con puntuación junto a los perfiles de cada uno, tal como las que reciben en algunas páginas de…

May
31
El Comercio

Publicado el 29/05/2020 en El Comercio (versión digital e impresa) Dada la coyuntura, las personas se reinventan al igual que las empresas. Con el fin de alcanzar una comunicación apropiada, la especialista brinda algunas sugerencias.— ¿Qué aspectos debe considerar el empleador antes de comunicar una…